Aumento del costo laboral y más juicios: cuáles son las críticas de los especialistas a la ley de teletrabajo

0
1


La reglamentación de la ley de teletrabajo que se publicó hoy tendrá un impacto negativo en el mercado laboral y en la estructura de costos de las empresas, según economistas del sector privado. Los puntos más cuestionado de la norma son la reversibilidad, que implicaría que las compañías mantengan el lugar de empleo “físico” por si un trabajador que hace homeoffice quisiera volver a su oficina, y la posibilidad de “desconexión digital”, que no se ajustaría a la realidad de distintos sectores económicos.

A través del Decreto 27/2021, publicado en el Boletín Oficial, el Ministerio de Trabajo oficializó el régimen legal del contrato de teletrabajo dejó sin reglamentar los artículos 2, 3 y 4 referidos al contrato de teletrabajo, derechos y obligaciones y la jornada laboral, respectivamente.
No obstante, la norma estableció el “derecho a la desconexión digital”. Cuando la actividad de la empresa se realice en diferentes husos horarios o en aquellos casos en que resulte indispensable “por alguna razón objetiva, se admitirá la remisión de comunicaciones fuera de la jornada laboral”. “En todos los supuestos, la persona que trabaja no estará obligada a responder hasta el inicio de su jornada”, se precisó.
Otro punto que generó resistencia en el sector privado es el de la reversibilidad, un artículo de la ley por el cual se otorga al empleado la posibilidad de que el empleado solicitara al empleador volver a desarrollar tareas en la empresa sin posibilidad de que el empleador rechace el pedido. En la reglamentación publicada este miércoles, se determinó que este derecho deberá ajustarse a los artículos 9 y 10 del Código Civil y Comercial de la Nación y 62 y 63 de la Ley de Contrato de Trabajo. En efecto,

“Recibida la solicitud de la persona que trabaja, con la sola invocación de una motivación razonable y sobreviniente, el empleador o la empleadora deberá cumplir con su obligación en el menor plazo que permita la situación del o de los establecimientos al momento del pedido”, sostuvo la normativa publicada hoy. En ningún caso dicho plazo podrá ser superior a 30 días.
En ese sentido, el abogado laboralista Juan Carlos Cerutti dijo que la reglamentación de la reversibilidad “sigue siendo un poco laxa”, pero remarca que las leyes laborales suelen plantear en general cuestiones como la buena fe. Por eso, espera, “no va a suceder que haya tanta mala fe en que haya trabajadores que trabajen desde la casa y después quieran volver a la oficina. Tiene que haber una motivación para la reversibilidad”, explicó ante Infobae.

Comentários no Facebook