El dramático relato de un médico de clínicas del conurbano bonaerense en donde ya se aplicó el “protocolo de última cama”

0
0

El gerente médico de una red de prestadores describe el drama diario que se vive con terapias al 100% y familiares de fallecidos que amenazan con armas de fuego a médicos y enfermeras

“Estamos trabajando en un 93% de saturación. Bordeamos la ocupación casi completa. Se nos libera una cama de terapia por alguna eventualidad como por fallecimiento del paciente, pero de inmediato se ocupa, estamos en situación de colapso. Ya tuvimos que aplicar el ‘Protocolo de última cama’ un día que llegaron cuatro pacientes graves en un corto lapso. Nos pasó también que por la muerte de un paciente en la clínica Medicina Catán, ingresó a la guardia una turba de personas armadas que agredieron a las enfermeras, médicos y administrativos”.

El reconocimiento de la situación de “colapso” que se vive en las clínicas y sanatorios del conurbano bonaerense es detallado de forma dramática a Infobae por el doctor Pablo Figueroa.

El profesional, cuya matrícula provincial es la número 335.429, se desempeña como gerente médico del Grupo Figueroa Paredes Salud. También es integrante de la Cámara de Prestadores del Conurbano (CaPresCo).

Está al frente de tres clínicas y ocho centros médicos de prestaciones ambulatorias. Están ubicados en La Matanza, en las ciudades de González Catán y Gregorio de Laferrere, y en la localidad de Mariano Acosta, en el partido de Merlo.
“Los equipos de salud están muy saturados, en situación de burnout, muy quemados. Cuando llegás a esta situación hay posibilidad de que se cometan errores y un error en medicina trae muchas variables. Se llegó a una situación de múltiples variables, desde lo humano, por no saber cómo abordar una pandemia, y desde la situación económica que atraviesa el país. La realidad es que el sistema de salud público, que ya era muy débil, tenía engranajes que de alguna manera funcionaba con los mismos equipos médicos que realizaban sus tareas tanto en el efector público como en el privado, pero no en situaciones límite. Por ejemplo, a la mañana en el hospital y a la tarde en la clínica. Ahora estos mismos profesionales están sometidos a tomar decisiones, a quedarse en un solo subsistema por la gran segmentación del sistema de salud”, describe Figueroa.

Comentários no Facebook