Gobierno mantiene todo igual hasta el 21 de mayo y manda una ley para doblegar a Larreta

0
1

El presidente no anunció nuevas restricciones, como pedía Axel Kicillof. Mantiene la suspensión de las clases presenciales en el AMBA.

Alberto Fernández anunció que no habrá nuevas restricciones y hasta el 21 de mayo continúan las actuales medidas en el Área Metropolitana de Buenos Aires. El presidente adelantó que mandará un proyecto de ley al Congreso para zanjar la disputa con Horacio Rodríguez Larreta.

«Hay zonas del país que están en situación de alarma epidemiológica, donde el sistema de salud está muy tenso. Allí se restringirá circulación y actividades comerciales hasta las 19 horas y el dictado de clases exclusivamente será a distancia», dijo el mandatario, sin identificar esas zonas aunque en clara referencia al AMBA.

De esta forma, Alberto mantiene la suspensión de las clases presenciales y se abre una nueva disputa política con Horacio Rodríguez Larreta, que como explicó LPO pretende mantener la presencialidad en el nivel inicial y primario, y pasar a la virtualidad a parte de las escuelas secundarias.

El mensaje del presidente fue muy sorpresivo -se especulaba con que sería por la tarde- y anunciado menos de diez minutos antes de que fuera difundido. El apuro de la Casa Rosada fue interpretado como un intento de cortar con las presiones internas para ir hacia una cuarentena más dura.
En ese sentido, quedó muy debilitada la posición de Axel Kicillof que venía planteando la necesidad de restricciones muy fuertes durante 15 días para bajar drásticamente los casos. En la provincia dicen que no alcanza con frenar la velocidad de contagios, lo que se logró con las actuales medidas. «Si seguimos en esta meseta es un desastre», el gobernador en la reunión con Alberto.

Pero el presidente y su entorno no querían saber nada con esa idea por dos motivos. El primero netamente económico por el daño que provocaría a la recuperación de diversos sectores y por el agujero fiscal que generaría la necesidad de reflotar programas como el IFE y el ATP. El segundo motivo es político y tiene que ver con la dificultad de que la sociedad acompañe un nuevo encierro.

Comentários no Facebook