La deuda emitida por el Banco Central ya equivale a las reservas internacionales

0
0

La dinámica de las variables monetarias en el contexto pandemia puede poner en aprietos al Banco Central, cuando se aproximan las elecciones y se prevé una mayor expansión monetaria para cubrir el déficit fiscal y apuntalar el rebote de la economía.

El último dato brindado por la autoridad monetaria señala que los títulos de deuda que emite superaron los $3,9 billones el pasado 27 de julio. Las Letras de Liquidez (Leliq) sumaron entonces unos $2.036.661 millones ($2,04 billones), mientras que los Pases pasivos llegaron a los $1.885.049 millones ($1,89 billón).
Estos títulos son emitidos para absorber el excedente de liquidez de la plaza financiera, efecto de la fuerte emisión monetaria con la cual el BCRA financia al Tesoro cuando este último no consigue cubrir sus gastos con la recaudación.

Las Leliq (a 28 días) rinden una tasa nominal del 38% anual, mientras que los Pases pasivos (a 1 y 7 días) rinden en un rango de 32% a 36,5% anual. La tasa efectiva anual que paga el Central por sus pasivos remunerados es de un 45,4% (apenas debajo de la inflación): esto implica una potencial emisión monetaria de $1.782.000 millones ($1,78 billón) en los próximos 12 meses solo en concepto de intereses para que los pesos no vuelvan al mercado y empujen a una mayor aceleración inflacionaria.

En buena medida, esta deuda del Banco Central es el respaldo de la mayor parte de los depósitos a plazo de ahorristas y empresas, pues los bancos captan dinero de sus clientes y con estos fondos toman títulos de deuda del BCRA. Hoy los depósitos a plazo fijo (con una tasa efectiva anual de 40% y negativa en términos reales) se aproximan a los $3,1 billones, unos $2.919.569 millones en colocaciones tradicionales, más $182.446 millones ajustables por CER/UVA.
“El sostenimiento de una tasa de Política Monetaria (38% de Leliq) constante en un contexto de tanta volatilidad inflacionaria se traduce en una tasa de interés real tan cambiante como la economía argentina, pasando de terreno positivo a negativo y viceversa constantemente. Y eso agrava los problemas existentes”, indicó un informe de Ecolatina.

El Banco Central lleva pagados en 2021 unos $661.000 millones en concepto de intereses por los bonos que emite, aunque por ahora su efecto monetario fue neutro pues estos fondos se reinvirtieron en nueva deuda, que engrosa el stock.

Comentários no Facebook