Monotributo: Afip multa a quienes no se recategorizaron

0
1

La Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) sancionará a aquellos contribuyentes que no hayan cumplido con la fecha límite para la recategorización obligatoria del monotributo, que fue el pasado 17 de agosto.
El trámite, que deben realizar todos los monotributistas dos veces al año, se caracterizó esta vez por contar con una nueva tabla excepcional de escalas, vigente desde el 1° de julio pasado, por las dos reformas que el Monotributo sufrió en lo que va del año.
Con la reglamentación de la ley de alivio fiscal para las y los monotributistas, la AFIP instrumentó la actualización excepcional de las escalas que contempló un incremento en la facturación máxima por categoría de hasta 77%.
La recategorización es un procedimiento obligatorio que se realiza dos veces al año, donde los contribuyentes deben evaluar qué categoría del monotributo le corresponde de acuerdo a su actividad durante los últimos 12 meses.
¿Qué pasa si no hice la recategorización del monotributo?
Si la FIP detecta que el contribuyente no cumplió con la recategorización, hará el cambio de oficio y se deberá abonar los nuevos montos. Pero, además, dicho contribuyente que no cumplió con esta obligación será sancionado con una multa del 50% del impuesto integrado y el componente previsional que les hubiera correspondido pagar.
Cabe destacar que aquellos que permanezcan en la misma categoría o no hayan desarrollado sus actividades cómo mínimo durante un cuatrimestre calendario completo, en el caso de inicio de actividades, no estuvieron obligados a recategorizarse.
Nuevas escalas del monotributo
Categoría A: el límite de facturación anual pasa a $370.000 Categoría B: el tope quedó en $550.000 Categoría C: la facturación sube a $770.000 Categoría D: el monto máximo se ubica en $1.060.000 Categoría E: el límite máximo llega a $1.400.000 Categoría F: el tope de facturación queda en $1.750.000 Categoría G: el máximo aumenta a $2.100.000 Categoría H: es la más alta para quienes venden servicios y el techo de facturación será de $2.600.000 Categoría I: el máximo aumenta a $2.910.000 Categoría J: el tope alcanza $3.335.000 Categoría K: el máximo se incrementa hasta $3.700.000 En febrero de 2022 habrá una nueva tabla que se actualizará según la evolución de las remuneraciones promedio de trabajadores registrados (Ripte).

Comentários no Facebook