Sancionan el consenso fiscal y las provincias pueden subir impuestos

0
0

Fue convertida en ley con el voto de los diputados radicales de Jujuy y Corrientes. Los gobernadores no podrán tomar deuda en dólares.

La Cámara de Diputados sancionó este jueves el consenso fiscal entre la Nación y las provincias firmado el 4 de diciembre entre el presidente y los gobernadores, que no podrán tomar deuda en dólares pero sí subir sus impuestos locales.

Esto es así porque el texto suspende hasta el 31 de diciembre las exenciones y reducciones impositivas que habían sido pactadas en el consenso firmado en 2017 entre Mauricio Macri y los mandatarios de las provincias.

Incluía bajas graduales de impuestos como Ingresos Brutos y sellos, que ya no serán obligatorias. La ley tuvo el voto de los diputados de Cambiemos de Corrientes y Jujuy, porque sus gobernadores, los radicales Gustavo Valdés y Gerardo Morales, suscribieron el pacto en diciembre.

Votaron a favor la correntina Sofía Brambilla, que es del PRO; el macrista jujeño Osmar Monaldi y los radicales de esa provincia Gabriela Burgos y Jorge Rizzotti. También firmó el gobernador mendocino Rodolfo Suárez, de la UCR, pero no hubo diputados de su provincia que colaboran con la ley, que fue aprobada con 140 votos y 104 en contra.
El Senado la había aprobado en febrero también con la ayuda de algunos cambiemistas y la demora en la sanción reduce el plazo que tendrán los gobernadores para retocar sus tributos. De hecho, en 16 provincias el consenso ya se había aprobado en las legislaturas locales y estaban expectantes de esta votación.

Las únicas provincias que no lo suscribieron fueron San Luis, La Pampa y la Ciudad de Buenos Aires, porque tienen litigios pendientes en la Corte contra la Nación y debían desistir para adherirse. En los dos primeros casos tampoco habían subscrito en 2017 por el mismo motivo.

Mientras que Horacio Rodríguez Larreta se salió en diciembre por el conflicto judicial que un mes antes abrió con Alberto Fernández, cuando le quitó una parte de la coparticipación que le había transferido por el traspaso de la policía federal.
Para no volver con una polémica similar, el nuevo pacto establece que «la transferencia de servicios, competencias y funciones de Nación a provincias ya no será a través de la Coparticipación, sino de partidas presupuestarias».

La posible suba de impuestos locales como ingresos brutos y sellos fue el eje del rechazo de Cambiemos. Heller la justificó en que «la situación de pandemia se evaluó conveniente suspender las obligaciones en materia de exenciones y escalas de alícuotas máximas». Sin embargo, este retoque ya se había hecho en diciembre de 2019, cuando la pandemia no era esperada por nadie.

El radical Luis Pastori sostuvo que «lesiona a los intereses de los contribuyentes, especialmente porque son los impuestos más gravosos y de los más regresivos que tiene el sistema tributario de Argentina». Y recordó que el consenso firmado por Macri y los gobernadores había intentado una baja gradual «de modo de llegar, en algunos casos, en 2022 a una alícuota 0 de Ingresos Brutos».
La tucumana Beatriz Ávila, que tiene un monobloque, también votó en contra y advirtió sobre una mayor «inseguridad jurídica» y afectación a «la inversión, del trabajo. El acuerdo de 2017 estaba orientado a mejorar el perfil competitivo de nuestras alicaídas economías provinciales».

Comentários no Facebook